#madriddesdecasa

     Las primeras noticias que se tienen de Madrid se remontan a la época musulmana y, desde entonces, la villa ha experimentado un sinfín de cambios...

     El origen de nuestra villa

     El emir Muhammad I (852-886), es decir, un gobernador musulmán, en la segunda mitad del siglo IX, mandó construir una fortaleza en la orilla del río Manzanares, que llamó Mayrit.

     El significado de Mayrit parece ser la mezcla de dos nombres propios: uno mozárabe, matrice, que significa "fuente", y otro árabe, majrà, que significa "cauce" o "lecho de un río". Ambos se refieren a la abundancia de arroyos y aguas subterráneas del lugar.  Por este motivo, el lema del primer escudo de la ciudad reza: "Fui sobre agua edificada / Mis muros de fuego son / Esta es mi insignia y mi blasón".

Mayrit.png

     La fortaleza se construyó en el mismo sitio que hoy ocupa el Palacio Real, para así poder vigilar los pasos de la sierra de Guadarrama y ser punto de partida de razzias (ataques sorpresa) contra los reinos cristianos del norte.

     Esta construcción méramente práctica terminó siendo el punto de partida de la fundación de Madrid.

     Cuando los musulmanes se fueron, Mayrit fue temporalmente ocupada por Ramiro II, en el año 932.

Virgen de la Almudena.jpg

     

     Posteriormente, en el año 1083, Alfonso VI la incluyó entre los territorios ganados a al-Ándalus. La villa de Madrid, debió crecer en torno al antiguo recinto.

     

     En la calle Mayor, al lado del Instituto Italiano de Cultura, en el mismo lugar donde después se construiría la Iglesia de Santa María, estuvo la Mezquita Mayor de la ciudad. Muy cerca de ese lugar, en la Cuesta de la Vega, todavía pueden verse algunos restos de la antigua muralla. Esta zona se conocía como almudayna o ciudadela, donde los cristianos, cuando invadieron la ciudad, encontraron una virgen oculta entre los muros, la Virgen de la Almudena, que desde entonces es la patrona de Madrid.

muralla-y-almudena.jpg

     En el año 1329 se celebraron las primeras Cortes de Madrid, durante el reinado de Alfonso XI de Castilla y a fin de reorganizar la Casa del Rey, poner en orden los asuntos del reino y conseguir los fondos necesarios para poder hacer la guerra a los musulmanes del reino nazarí de Granada. En 1390, Enrique III, con poco más de 11 años ocupaba el trono de Castilla y convocaba de nuevo Cortes en Madrid.

     Los verdaderos inicios de Madrid-​La capital de España

     

     En 1561, Felipe II se trasladó, junto con su corte, a Madrid, y así, la convirtió en la capital del reino. Es así como empieza la historia de nuestra ciudad como capital, y a su vez, haría que se fuera transformando en la ciudad que es actualmente.

El escorial 1.jpg

Felipe II se trasladó a Madrid aunque, el Monasterio del Escorial todavía no estaba construido. El complejo, que incluye el palacio real, una basílica, un panteón, una biblioteca, un colegio y un monasterio, fue ideado por el y diseñado por el arquitecto Juan Bautista de Toledo. Más tarde, se convertiría en la residencia real. 

El escorial 2.jpg

    Y la ciudad comenzó a ser importante...

     

     Mientras la superficie urbana se iba extendiendo, también fue creciendo el número de habitantes. La población pasó de 4.000 habitantes en el año 1530 a 37.500 en el año 1594. En abril de 1637 había casi 5.000 pobres en la Corte, la mayoría de ellos con alguna discapacidad, extranjeros, antiguos peregrinos y ex soldados.
La instalación de la Corte y de los organismos centrales político-administrativos en Madrid hizo que se convirtiera en foco principal de la vida artística y literaria española, lo que atrajo a multitud de artistas españoles y extranjeros.

Antigua Carcel de Corte de Madrid.jpg

Durante los siglos XVI y XVIII, periodo conocido como el Madrid de los Austrias, la capital se llenó de importantes construcciones, como la Plaza Mayor, la cárcel de la Corte y el Ayuntamiento, además de numerosas iglesias.

Casa_de_la_Villa_(Madrid)_02-Antiguo ayu

     La Plaza Mayor de Madrid

     

     Hace más de 400 años Felipe III ordenó construir la plaza Mayor de Madrid para convertirla en escenario de celebraciones oficiales, procesiones, fiestas y ejecuciones públicas.

     Conflictos en Madrid

     El siglo XVIII se abrió con la Guerra de Sucesión a la corona de Carlos II, en la que Madrid se vio involucrada.

 

    Desde 1706, Madrid permaneció fiel a los Borbones y, en recompensa, los monarcas hicieron de ella la capital de un estado centralizado con todas las ventajas que ello suponía. Urbanísticamente, el Madrid de los Borbones experimentó notables mejoras.

 

   Durante el reinado de Felipe V se construyó el Puente de Toledo y se inició la construcción del Palacio Real (1737) que debía sustituir al alcázar, incendiado en 1734. Fernando VI y, en especial, Carlos III pusieron gran empeño en las obras de saneamiento y embellecimiento de la ciudad: empedrado, limpieza de las calles, alumbrado público, vigilancia nocturna, etc. Carlos IV prosiguió con las reformas, pero en menor escala.

Puente_de_Toledo_Madrid_2.jpg
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter

© 2020 JC Madrid Deporte y Cultura S.L.

AVISO LEGAL